Mamá y el misterio del disfraz de última hora

Una realidad de cuando tienes niños en la escuela es que hay mil y una actividades… que si el día familiar, el día civil, que si vamos a celebrar el día del pajarito colorado… y eso significa gastadera de plata. Solo para abril tenemos dos días civiles, una celebración de valores para la que hay que llevar un sueter de un color específico, y para el día de lectura la semana de más arriba, hay que ir vestido de un personaje de Harry Potter. A esto súmale que para el acto cívico de esta semana fueron vestidos de pastores y ángeles, y la semana pasada había que ir disfrazado de un personaje de un libro, lo cual literal avisaron dos días antes.

Puede que las cantidades en el momento no sean significativas, pero aun cuando estén en tu budget, al final suman. Además del dinero, también existe una inversión importante de tiempo en procurar todos esos props, que es tanto o más valioso.

Algo que me ha ayudado muchísimo es mantener un stock de t-shirts o polos lisos y de colores básicos (rojo, azul, amarillo, morado, verde y naranja). Estos los consigo en los Galápago o en las tiendas de El Dorado. Son buenos, bonitos y baratos, y si se manchan a raíz de alguna actividad, no me van a doler.

El tema de los disfraces puede ser un poco más complicado y caro, y yo la verdad me reúso a gastar de $30 a $60 por un disfraz que mi hijo probablemente solo se ponga una vez… o tal vez ni se lo ponga, como ya ha hecho antes. La buena noticia es que esto es 2019 y existe Pinterest. Aquí he encontrado desde los disfraces DIY más extravagantes hasta outfits super sencillos y creativos. Pero ojo, esto tal vez no requiera gastar mucho, pero sí es bueno tener tiempo para ubicar lo que tengas en la casa o confeccionarlo.

Rebuscando en el clóset igual uno puede encontrar accesorios super útiles como chales, sombreros o corbatas, y entre fiestas y bodas he armado una colección de boas de plumas, beads, anteojos y gorros que me han sacado de muchos apuros.

Para el disfraz de Hogwarts estoy utilizando mi toga de graduación, que pudiera servir para disfrazarse de juez, y compré un sobrero de brujo a menos de $3.

Otra opción también es pedir prestado, si tienes a quién. En esto vale mucho el “hoy por mí, mañana por ti” o “pay it forward”. Eso sí, regresen las cosas…

Mi esperanza es que a medida que vaya creciendo, los pedidos no sean tan ocurrentes ni descabellados, pero bueno…  apenas estamos en segundo grado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s