Ley de Teletrabajo 101

Dicen que escoba nueva siempre barre bien y nuestros diputados andan como fosforito proponiendo leyes, algunas muy positivas, otras que mejor ni lo pienso mucho para no agarrar enojo…

Una de esas leyes que creo que tendrá un super impacto en la calidad de vida de los trabajadores es la “Que establece y regula el teletrabajo en la República de Panamá” (porque así son los nombres de las leyes en nuestro país), la cual se aprobó en tercer debate a principios de este mes.

Entonces… ¿de qué hablamos?

En esencia, teletrabajo, o trabajo a distancia, es cuando realizas tus tareas profesionales fuera del establecimiento de tu empleador, ya sea de forma total o parcial, valiéndote de la tecnología. O en términos más sencillos aun, no tienes que estar amarrado a una oficina para cumplir con tu trabajo. 

Esta no es una modalidad nueva, en especial para empresas con culturas menos tradicionales y que tienen políticas para gestionar este tipo de arreglos dentro de su estructura, sin embargo, han existido dudas sobre las responsabilidades, deberes y derechos tanto de los trabajadores como empleadores, por lo cual se ha visto conveniente legislar sobre el tema. 

¿Qué debo saber?

La ley es cubre varios puntos en cuanto a si un teletrabajador tiene los mismos derechos que alguien que trabaje de planta en un establecimiento, así como temas logísticos sobre a quién le toca cubrir qué cosas para que sea factible trabajar de forma remota. A continuación les comparto algunos de los puntos que me parecieron más interesantes: 

  • Cuando la relación de trabajo haya iniciado de manera presencial, el trabajador es libre de aceptar o rechazar el cambio a la modalidad de teletrabajo sin que su rechazo signifique la terminación de la relación laboral (Art. 3)
  • Los derechos alcanzados en las convenciones colectivas también aplican para los teletrabajadores, siempre que haya dependencia económica y subordinación jurídica (Art. 7)
  • Los teletrabajadores tendrán derecho al reconocimiento como accidente de trabajo para efectos de la Caja de Seguro Social, de aquellos ocurridos durante el traslado y ejecución presencial del trabajo por turno o en las instalaciones del empleador, así como de aquellos que ocurran durante la prestación del servicio en modo remoto, siempre que estos ocurra durante el horario de trabajo acordado. (Art. 11, y 16)
  • Le toca al empleador correr con el costo extra si la velocidad del internet requerida para hacer el trabajo de mayor a lo que se ofrece en planes de uso residencial y entre ambas partes deberán acordar la distribución de los costos incurridos para realizar el trabajo en el domicilio del trabajador (Art. 13 y 14)
  • Todos los derechos inherentes establecidos en el Código de Trabajo se mantienen (Art. 23).

También hay otros temas sobre protección de datos, seguridad ocupacional, e incentivos para la inclusión de personas con discapacidad que vale la pena leer. Lo importante aquí es que en pleno 2019 contamos con herramientas que nos permiten ser productivos sin necesidad de estar físicamente amarrado a una oficina, teniendo una mejor calidad de vida y convivencia con nuestras familias… ya veo a varios trabajando en pijama en cuanto lleguen a un arreglo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.