5 errores al comprar tu primera propiedad

Comprar una propiedad es una decisión GRANDE. Más que independizarte y vivir por tu cuenta, hacerte propietario implica una serie de gastos adicionales y buckets nuevos en tu presupuesto, de los que generalmente no te encargas si estás viviendo con tu familia o alquilando, que pueden ir desde gastos legales hasta mantenimiento y reparaciones con el paso del tiempo.

Cuando son cosas en las que uno no tiene experiencia, a veces el proceso puede ser abrumante, pero lo bueno es que no tiene necesariamente que ser así. Entonces, para que vayas por la buena senda de la vida, compartimos contigo algunos errores comunes a la hora de comprar una nueva propiedad y que no te pasen a ti:

  1. Enamorarte de la primera propiedad que ves. Así como raras veces te casas con tu noviecito de la escuela (aunque conozco varias parejas de compañeros míos del colegio que aún están juntos), así mismo con las viviendas y con los préstamos hipotecarios, hay que explorar el mercado. Para esto toca visitar ferias, ver proyectos y pasearte por todos los bancos que se te ocurra. Tal vez te encuentres algo en una mejor ubicación, mejores acabados por un precio similar, o facilidades de financiamiento más convenientes. La cosa es que tienes que buscar.
  2. Dar el mínimo de abono inicial. Esto parece que se entiende solo, pero no. Mientras mayor tu abono inicial, menor el monto que te tienen que prestar.
  3. Quedarte con la póliza de seguro que te ofrece el banco. Algo que sí o sí debes tener cuando adquieres una hipoteca es una póliza de vida, que ni [inserte su deidad de preferencia] quiera, te pasa algo, ya la propiedad queda paga. Claro, el banco te la va a ofrecer y eso parece súper práctico, pero la realidad es que el banco te cobra más por la póliza que si la compraras aparte, además que su deuda queda saldada y ya eso es todo. Si compras tu póliza aparte o endosas la ya existente, en caso de una tragedia, la deuda se salda y queda para tus beneficiarios.
  4. No leer la letra chiquita. Y no digo literalmente que hayan letras chiquititas en los contratos, pero es necesario leer el contrato a cabalidad y saber qué firmas, en especial con cláusulas relacionadas a tiempos de entrega, incrementos en los costos de materiales, o qué pasa con tu dinero en caso que tengas que salirte de esta compra. Si tienes algún amigo o familiar abogado de confianza, pídele que te asesore (pero tampoco asumas que será gratis).
  5. No presupuestar aumentos en la tasa de interés. Va a pasar. De hecho, en mi caso me han aumentado la letra dos veces en dos años, y toca hacer ajustes al budget para hacerle frente a esas responsabilidades. Si es tu caso, considera refinanciar a penas puedas.

Bonus: No consultar. No es que tienes que hacer todo lo que te digan. Consultar significa que te estás informando y buscando distintas perspectivas para tomar tus propias decisiones y no aventarte a la candela a lo bruto.

El adquirir un propiedad puede ser súper emocionante, significa un hito en la carrera que se llama vida. Solamente que siempre es importante apalancarte de los consejos de personas que han pasado por esto anteriormente. Todos hemos tenido diferentes experiencias, y a pesar de que uno no aprende por cabeza ajena, contar con ellas te puede evitar muchos dolores de cabeza y costar menos platita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s