Treat yo’ self: No todo es by the book…

Uno vive el día a día de una manera muy rápida, y en mi caso yo trato de llevar desde mis comidas hasta el manejo financiero diario que tengo “by the book”. Honestamente no me doy mucho chance a muchas cosas, pero creo que ese es el éxito de lo que tengo y cómo me manejo hasta ahora, y es la razón por la que puedo sentarme todos los jueves a darles recomendaciones de cómo llevar sus finanzas.

La semana pasada estaba viendo “Parks and Recreation” y dos de los personajes tienen por costumbre en un día del año complacerse con algo que los haga muy feliz, sin importar el precio que tenga.

Por mi parte, me he dado cuenta que me premio con pequeñas cosas,tal cual mi madre hacía cuando estaba en el colegio. Por ejemplo, si cumplo con mi semana de entrenamiento y alimentación, el sábado como en algún restaurante de mi preferencia. De igual manera, si no gasto en café matutino en una quincena, el día de la quincena me acerco a mi café favorito y me tomo un cappuccino con una splenda. Creo que esas pequeñas recompensas hacen que yo no sienta la necesidad de gastar dinero diariamente en cosas innecesarias.

Yo creo que la clave en esto es el balance entre la frecuencia de la complacencia y el impacto que va a tener en tu vida financiera. Tampoco es que ahora vas a gastar dinero en cuanta cosa quieras con la sola excusa de que tienes que complacerte para ser feliz. Considero que si gastas dinero en complacerte muchas veces al año, pierdes la atención en ahorrar y mantener tu fondo de emergencia en bombas. Pero antes de que pierdas este enfoque me gustaría compartir contigo formas en que puedes complacerte sin arruinarte en el intento:

  1. Mantenlo especial: puede ser tentador el complacerse diariamente, pero ¿qué tal si lo haces una vez al año, o si tus finanzas te permiten hacerlo una vez al trimestre?
  2. Que tu complacencia sea proporcional con tu presupuesto: se inteligente, no vayas a gastar en algo que la verdad sabes que no puedes costear, como comprarte un luxury car, porque te quieres complacer.
  3. Recuerda que la experiencia cuenta: con esto quiero decir que no solamente tienes que gastar en algo material, puedes invertir en una experiencia que te haga feliz.
  4. Cuenta una mejora como una complacencia: por ejemplo, si tu nevera o celular ya están dando lo último y decides complacerte invirtiendo en uno nuevo, eso te hará feliz.
  5. No dejes que tus sentimientos manejen tus complacencias: nuestros sentimientos van a hacer que hagamos cosas sin pensarlas dos veces. Mi recomendación es que tomes el control, y no dejes que te dominen en el momento que estás por complacerte.
  6. ¡Emociónate!: no hay nada mejor que sentir emoción por lo que estás haciendo. Creo que es la clave de que sientas que trabajaste por ello y te lo mereces.

Creo que trabajamos lo suficiente para tener todas las cosas que tenemos en nuestra actualidad, no esta de más recompensarnos por todo el esfuerzo que hemos hecho. Sí es muy cierto que hay que mantener nuestras finanzas y vida by the book, pero salirse de la línea en una ocasión no esta de más. Así que te invito a que evalúes como estas ahora, e intentes con nuestros consejos consentirte un rato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s