Negocia ese aumento que tanto quieres

Una realidad dura con la que me topé en el mundo laboral es que a uno le pagan por lo que hace, no por lo que sabe… y hay veces en las que uno hace lo que está en tu descripción de trabajo y más.  Siempre he creído en la excelencia – dar más de lo que se espera – como un valor; sin embargo también creo que las contribuciones deben ser justamente compensadas.

Ahora, antes de aventurarte a negociar, es necesario estar claro en cuanto a qué quieres y cómo lo quieres. Esto puede ser una cifra, ya sea plata o un porcentaje de aumento, un cargo o un beneficio en particular. Simplemente decir “quiero más” no la hace. Negociar requiere preparación previa y mucho valor, así que aquí te compartimos un par de tips para lograrlo:

Empodérate de tus logros y sé tu propia embajadora

Esto es algo que particularmente me ha costado ya que hay muchas cosas que he hecho durante mi carrera, que a pesar de su impacto, las veo como business as usual. También pesa que culturalmente no es bien visto que uno mismo se tire flores, pero la realidad es que si tú misma no expones tus contribuciones, nadie lo va a hacer por ti.

Cuando hables de tus logros, hazlo utilizando ejemplos concretos de cómo contribuyes y de ser posible indicadores específicos, por ejemplo, porcentaje de ahorro logrado, reducción de tiempo en un proceso, aumento de ingresos.

Conoce el mercado

Ciertas empresas activamente desincentivan a que sus trabajadores indaguen cuánto ganan sus colegas, así como aquel sitio donde Rayza y yo trabajábamos cuando nos hicimos amigas. Desconozco si es un tema de privacidad o si simplemente es una forma de evitar que se evidencien disparidades de criterios en compensación, la cosa es que no se puede tapar el sol con un dedo.

Investiga el rango salarial entre colegas y amistades, considerando factores como preparación, experiencia, responsabilidades, profesión e industria.

Aprovecha las oportunidades

Nunca es un buen momento, pero cualquier momento es mejor que ninguno. Un momento ideal para hablar de tu futuro dentro de la organización es la época de evaluaciones, particularmente si has tenido algún logro destacable que puedas aprovechar.

Sube la barra y piensa en alternativas

Es mejor pedir más de lo que creas que te van a ofrecer y puedes ir negociando en base a eso. Si te lo ofrecen de una, belleza. Un par de tips que hallé en The Feminist Fight Club es dar el número más alto que puedas pensar sin reírte de lo absurdo que es y pensar en qué puedes pedir como parte de tu compensación, más allá del dinero. Tal vez quieras más flexibilidad en tus horarios o algún beneficio no monetario que compense el diferencial que buscas.

Habla estratégicamente

A veces no es qué decimos sino cómo lo decimos. Siempre es importante mantenerse positivo, resaltando las contribuciones al equipo (recuerden que culturalmente tirarse bombo no es bien visto, pero es algo con lo que podemos jugar), y mantén tu discurso fact based.

Hay factores que pueden incidir en que ese aumento o promoción no lleguen justo cuando lo pides, pero al demostrar tus habilidades de negociación, exhibes algo que pueden ver como un asset para la empresa. Just go for it!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s