¿No te alcanza la quincena? Algo anda mal!

A veces me pongo a pensar en lo difícil que es para muchas personas el tomar riendas de sus finanzas. Y bueno, aprovechando los temas de finanzas personales están de moda y que hay más de un centenar de lugares donde puedes conseguir información sobre cómo lograrlo, sigo sin entender por qué hay gente que sigue más engrampada que no sé qué. Lo triste es que la información está allí y no la usan.

Pues la semana pasada escuché una conversación en la cafetería de mi trabajo, donde alguien decía que estaba “más limpio que trasero de bebé” (cabe recalcar que le metí filtro PG para poder escribirlo),  y que por eso había traído su “tulip” para almorzar. Lo triste es que la semana pasada recién era quincena y me entró pavor al escuchar que una persona que acababa de cobrar estaba sosteniendo este tipo de conversación. Me imagino que es un escenario que se repite en muchos lugares y no sé si pensar que es la economía la que tiene a estas personas así, o lo mal que le pagan, o el mal manejo que tienen de su dinero.

Yo me abstuve de cualquier comentario en el momento pero la idea me ha perseguido día tras día y no me canso de pensar de que tal vez la estrategia de ser “dura” (y no como la canción de reggeaton), me ha ayudado a tener una solvencia financiera estable en estos momentos y por el resto de mis días, porque no pretendo cambiar mi forma de manejar mi dinero. Anyways, este post lo escribí pensando en esa persona que estaba más limpia que sala quirúrgica y bueno aquí le dejo cuatro consejos para que la plata dure aunque sea tres días después de la quincena:

  • Busca una forma de presupuesto que se ajuste a tí– quizás no seas como yo de tener un Excel y estar en constante monitoreo; pero estoy segura que hay algo que se adapta a tu forma de vida. Ya sea una app (¡Hay un app para eso!) o el método 50/30/20 o sacar lo que gastarás por semana, todo es de ayuda.
  • Negocia un aumento – si la verdad tú sabes que estás en la quiebra por el hecho de que tu salario es mínimo, entonces es hora de hablar con tu jefe para negociar tu posición dentro de la empresa, si esto falla, entonces sal al mercado (aunque está difícil, siempre hay algo para alguien).
  • No te engrampes– trata de sobrevivir con lo que tienes y lo que ganas, olvídate de que existen las tarjetas de crédito, recuerda que esto NO es una extensión de tu salario, sino plata ajena que te cobran con muchos intereses (Ojo con el plastiquito).
  • No dejes que otros decidan por tí – pues algo que he notado es que a la gente le gusta decirte en que te debes gastar la plata, yo sencillamente aunque me los eche de enemigos les digo que no (FOMO o MPA: Diccionario Urbano de 5Palos, ayúdame.). Me parece totalmente injusto que alguien espere que yo sacrifique y tenga gastos extras por pasar tiempo con esa persona. Por ejemplo, si pueden ir a una sala normal de cine, por qué aplicar presión para que vayan a VIP aunque la persona no quiera y no pueda? (Vida Social on a Budget)

Aunque sé que mi colega no leerá este post, me parecía interesante compartir estos pensamientos con mis tan bellos lectores. Espero que aunque no sea su situación puedan sacar provecho y usar alguna de las cosas que les acabo de contar y que el año 2018 no termine sin que ustedes por lo menos sepan que tienen el control de sus gastos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s