Cuentos de la Cripta…digo, del trabajo!

Uno pasa mucho más tiempo en el trabajo que fuera de el. Cuando decides entrar a trabajar a un lugar te tomas uno de los riesgos más grandes de tu vida. Entras a un lugar con la esperanza de ir día a día trabajar, ganar experiencia y pasarla bien (o al menos que no lo molesten tanto a uno), pero en ocasiones termina siendo todo lo contrario. Por experiencia personal, esto llega a ser lo contrario por una combinación de cosas que incluye el ambiente laboral, los compañeros, el workload y la esencia de la compañía. En estos últimos días en lo que converso con amigos, ellos me han contado sobre posiciones de película de terror en las que se han encontrado, cómo se han desarrollado los casos y cómo lo han solucionado. Así que yo al mejor estilo de la serie “Cuentos de la Cripta” (jajaja quien se recuerda de ese show…) les dejo 3 historias y sus desenlaces:

 

La Temporal:

Tengo una amiga que consiguió un trabajo temporal, el cual al inicio se veía muy prometedor. El mismo le daba tiempo para atender a su niña, entrenar y hacer todas las cosas que necesitaba hacer. Mientras, tenía un trabajo y ganaba experiencia y dinero. Pues todo iba muy bien, hasta que pasaron tres meses y no le dieron contrato de trabajo, ni ficha de seguro, ni mucho menos comprobante de pago. Poco a poco la situación se hacía más tensa porque ella iba y preguntaba por sus cosas, y la empresa no se quería hacer responsable de las mismas. Inclusive la mandaron de vacaciones sin que ella las solicitara (jumm…quien manda de vacaciones a una persona temporal). Esto más otras cosas, y el mal manejo de la empresa, hicieron que la motivación con la que inició en este trabajo, desapareciera del todo, inclusive comenzó a buscar otro antes que terminara su contrato. Y así pasó el término que cubría el contrato, y de la nada le dijeron que dejara de trabajar en equis fecha. Aquí viene la otra parte de la pesadilla, pues una vez dejó de trabajar en el lugar, el mismo no se quería hacer responsable del pago de su liquidación. Ella en este caso conversó e investigó el procedimiento que tenia que seguir, y así terminó pidiendo ayuda en el Ministerio de Trabajo, y acercándose con una citación para su ex empleador. Y más rápido que el ligero, le dieron su cheque y el cálculo de su liquidación escrito a mano en una hoja de papel!

 

La Doña:

Otro caso dark, es de este amigo quien tiene un alto puesto, y por ende tiene muchas personas a su cargo. Dentro de todo, él trata de motivar a sus colaboradores a que crezca se preparen y sean cada día mejor. El no solamente cree en el desarrollo propio, sino en el desarrollo de cada una de las personas que trabajan allí. Pues el caso de mi amigo es fuera de lo común, ya que tiene a una colaboradora que en general está en negación. Esta persona tiene muchos años en el puesto, y está totalmente reacia a cualquiera ayuda que se le pueda prestar, al punto que fue capaz de rechazar un entrenamiento, el cual iba a incrementar su conocimiento e iba a ser pagado en su totalidad por la empresa. Pues la colaboradora así bien fresh dijo que no fue porque no quería ir y punto. El rechazo hacia mi amigo por parte de esta colaboradora es obvio, y ha llegado a dar una tónica diferente al ambiente laboral, tratando de volcar a todo el equipo a que actúe como ella lo está haciendo. En general, ya el ambiente laboral es pesado, y poco agradable para trabajar. Me cuenta mi amigo que su plan de acción para mejorar esto es hacer que la señora sea como una subject matter expertise en los temas, y que poco a poco le enseñe lo que ella sabe al resto del equipo. Así ella siente un sense of ownership y hace que el ambiente sea mejor en general.

 

La Prima de Minnie Mouse:

Ahora pasando a un tono de experiencia personal, yo en los últimos tres años he pasado por todo tipo de ambiente laboral. En uno de esos lugares donde trabajé llegué llena de esperanzas. Acababa de pasar por una experiencia horrible que hasta llego a enfermarme y bueno todo se veía muy prometedor. Con el pasar de los meses fui notando otras cosa (digo, todos los trabajos tienen sus cosas), pero algo que superó cualquier cosa fue la infestación de cucarachas que hubo en la oficina, acompañada de la prima de Minnie Mouse. Anyways la historia corta es que para hacer mi situación más llevadera decidí dejar de utilizar el micro-ondas y la cafetería del lugar, a la vez que el baño en el cual habitaba la nueva compañera de trabajo (a Dios gracia eso lo solucionaron bien rápido!). Aunque esto puso a mis compañeros medio “ácidos” por que comentaban sobre el hecho que me estaba aislando del equipo. Con todo el ímpetu de mejorar el ambiente laboral a raíz de esta situación, decidía comer en mi puesto pero con la puerta abierta, así que si alguien pasaba se podía poner a echar cuentos conmigo. Esto mejoro un poco la situación y al cabo de un par de meses me moví a otra posición en otra empresa, y le dije adiós a todos los temas relacionados con insectos rastreros y alimañas.

 

El post de hoy simplemente fue como un post informativo sobre situaciones que nos pasan a todos y al final hasta podemos voltearlas y hacerlas positivas. En esta ocasión, cuéntanos tus cuentos de la cripta, digo del trabajo! Y como has logrado salir de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s