Pasa en Hollywood. Puede pasarte a tí también

No sé cuánta tinta o espacio en servidores se ha gastado con noticias sobre el caso de Harvey Weinstein, pero cada cosa que leo está más dark que la anterior.

La prominencia de este caso ha llevado tanto a más mujeres y a hombres también contar sus historias y a revelar los nombres de sus acosadores. Uno a uno han ido cayendo Kevin Spacey, Louis CK, Richard Dreyfus (lo irónico es que su hijo fue uno de los que acusó a Spacey), George Takei, y ahora resulta que Nick Carter está acusado de violar a una cantante de un grupo pop por allá en el 2002… mi adolescencia se fue por el excusado, pero si eso es lo que se necesita, entonces que caiga todo el que tenga que caer.

Pero eso es allá, lejos, dirá alguno. Pero no. A cualquiera le puede pasar y tal como aprendimos con el hashtag #metoo, el acoso sexual es más común de lo que quisiéramos pensar, pero no por eso debemos permitirlo ni mucho menos normalizarlo.

¿Qué es?

Cuando hablamos de acoso sexual, estos pueden ser acercamientos de tipo sexual que no son deseados ni bienvenidos y además se dan de forma consistente, repetitiva e invasiva, la intimidación o coerción con miras a tener relaciones sexuales o extorsión.

Generalmente pensamos en el jefe que insinúa o descaradamente propone una aventurilla a la subalterna, o el compañero que así vayas en burka al trabajo te hace rayos X con la mirada, o esas leyendas urbanas sobre el profe que te propone que le “hagas el favor” o te deja en su materia. La realidad es que esta conducta no es exclusiva de hombre a mujer, sino que existe un elemento de autoridad o ventaja por parte del perpetrador sobre la víctima independientemente del género u orientación sexual.

El acoso sexual también ocurre cuando se crea de un entorno hostil a través de la discriminación, hostigamiento, rechazo o conductas y/o lenguaje ofensivo.

Esto no tiene nada que ver con cómo te vistes o si eres fea o bonita, hombre o mujer. No es culpa del acosado, sino del (los) perpetrador(es).

#metoo

Hace mucho tiempo me cambié de un trabajo por menos plata porque estaba harta de que mi jefe hiciera comentarios sobre mis panties. Ya fueran chiquitos o de abuelita, él siempre tenía un comentario que hacer y en frente de toda la oficina. El sujeto en cuestión nunca, nunca hizo un acercamiento ni intentó propasarse conmigo, pero me sentía insegura, desprotegida y mi percepción era que recursos humanos en esa empresa estaba tan en panga, que no iban a hacer nada por mí, así que salté a la primera oportunidad que tuve. Han pasado nueve años de eso, y nunca le había contado de esto ni a mi mamá.

¿Qué puedo hacer?

  • Educarte y entender sobre el tema.
  • Entiende y comparte el concepto de “consentimiento”: Sí es sí. No es no. No es “déjame pensarlo”, ni “sigue insistiendo que me estoy haciendo la difícil”. Y aun cuando digas sí, TIENES TODO EL DERECHO DE CAMBIAR DE OPINIÓN.
  • Grábatelo: NO es culpa tuya.
  • Hacerle caso a tu tripa e identificar qué conductas y situaciones te hacen sentir incómoda.
  • Infórmate sobre las políticas, directrices y mecanismos disponibles en tu lugar de trabajo para prevenir, reportar y sancionar el acoso.
  • Se asertiva. Aprende frases claras para expresar tu rechazo: “No estoy interesada”, “Me estás incomodando”, “Esto es inapropiado”, “Estás cruzando una línea”.
  • Comenta lo que te está pasando con alguien de confianza. Y si eres tú a quien se lo comentan, cree y apoya a tu colega.
  • Remuévete en medida de lo posible de situaciones en las que puedas estar expuesta o asegúrate de tener gente alrededor.
  • Guarda evidencia en caso de que tengas que hacer algún reporte con recursos humanos o incluso ir al Ministerio de Trabajo o a la policía.

Lo principal aquí es saber reconocer las conductas, removernos de entornos hostiles antes de que una situación se nos salga de control y conocer qué herramientas tenemos para frenar el acoso, y sin miedo a represalias.

Ojalá no tenga nunca que enfrentar nuevamente una situación hostil, porque lo que viene bajando para ese animalito de la creación no será bonito. This pussy grabs back.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: