Total rewards y salario emocional: cuando eres feliz y no lo sabes

Hablar de salario es sinónimo de indiscreción para algunas personas. Otras lo discutimos sin tabú, como Rayza y yo… cuando trabajábamos juntas, Rayza manejaba el budget de la empresa, así que me consta que ella sabía cuánto ganaba yo (y hasta cuánto pude haber pedido).

Ahora, una cosa es tu salario y otra tu paquete de compensación, o como los sabidos le llaman: “total rewards”.

El concepto de total rewards consiste en tu salario más toda inversión que la empresa hace en ti. Estas inversiones pueden venir en diferentes formas, como explicó Marcela Villamar, de la consultora en gestión de talento Mercer, en una presentación reciente:

  • Dinero (lo que me pagan): sueldo, aguinaldo, vales, aportaciones, comisiones
  • Prestaciones (lo que me ahorra dinero): gastos médicos, comedor, educación, gimnasio, uniforme
  • Beneficios (para mi familia): seguro de vida, flex time, días de descanso adicionales a las vacaciones, regalos
  • Facilidades (facilita mi trabajo): celular, auto de la empresa o transporte para trabajadores, herramientas y/o suministros para hacer mi trabajo, procesos, salas de descanso

Las empresas que ofrecen paquetes de compensación atractivos son mucho más competitivas a la hora de atraer o retener talento. En mi experiencia, la conciencia de tu total rewards es un freno para querer moverte o que te contraten en otro lado. Por mucho tiempo desestimé propuestas porque lo que ofrecían no compensaba el cambio o no me consideraban porque veían que lo que yo podía pedir estaba fuera de presupuesto.

Además del concepto de compensación como un todo, Villamar habló del salario emocional, que son todas esas cosas que nos hacen sentir bien en un lugar de trabajo, como el ambiente físico, clima organizacional, balance entre vida laboral y personal, estabilidad, reconocimiento, relación con el jefe y tu equipo inmediato y el valor que esto tiene para tomar una decisión.

Esto lo viví en carne propia cuando dejé siete años en una empresa de energía, en un puesto en el cual estaba tal vez demasiado cómoda, tenía beneficios envidiables y un clima laboral premiado a nivel regional en un prístino edificio de Costa del Este por irme a una terminal portuaria, al otro lado del Puente de las Américas.

Cuando evaluaba este cambio, sumé mi salario y prorrateé mi bono anual, así como los beneficios que tenía (aunque no los usara todos) y créanme que todo, todo suma. Conversé la oferta con la tribu y consciente de los cambios que vendrían acepté.

Tip: Si te toca monetizar algún beneficio, no tomes en cuenta cuánto paga la empresa, sino cuánto te costaría a ti si saliera de tu bolsillo.

Sí, en plata estaba ganando un poco más del doble, lo que cubría la diferencia de los beneficios que estaba dejando de percibir y había subido ese escalón en el mundo corporativo que tanto deseaba y el cual ya estaba convencida que no iba a conseguir quedándome en mi trabajo anterior. Sin embargo, trabajaba más lejos de casa, en general el entorno físico y clima laboral no eran agradables, no había parking techado y Shiva te libre de dejar el almuerzo en casa porque no había ningún lugar al que pudieras ir caminando a comprar ni una galleta. Por el lado amable, estaba en una industria competitiva y retadora, mi jefe era super pana, pude turistear leve y saqué dos amigas que adoro un mundo.

La pregunta del millón es: ¿Cómo le pones precio a lo intangible? ¿Cuánto más pedirías si tu jefe es cabrón? ¿O cuánto vale para ti poder salir sin peros a las reuniones de la escuela de tu comearroz? ¿O si tu lugar de trabajo queda considerablemente más lejos de tu casa?

Por ejemplo, si en tu trabajo actual puedes llevar y recoger a tu hijo de la escuela y en el posible trabajo nuevo no será así, puedes factorizar el costo del busito. O si el nuevo trabajo queda más cerca, cuánto te estarás ahorrando en tiempo y gasolina.

La cosa es que cada quien conoce su realidad, qué quiere ganar y las alternativas que tendría que costear para obtenerlo. Así como mi mamá dejó su trabajo lucrativo, pero sin horario en la visita médica para trabajar en un hospital y hacía turnos extra de noche para compensar la diferencia. Para ella valía más el poder pasar tiempo con nosotras, vernos crecer y llevarnos al ballet que las trasnochadas.

Y bueno, ahora yo trabajo en un lugar donde tenemos gym y entrenador aunque poco lo use, un ambiente super chill, tengo autonomía y libertad de atender temas de Daniel, una compañera que me cuida casi como si fuera mi mamá ¡ah! Y hay blower en el baño de damas.

Ahora cuéntanos tú: ¿Qué te hace feliz en tu trabajo?

9 comentarios sobre “Total rewards y salario emocional: cuando eres feliz y no lo sabes

  1. Todo depende de la etapa en tu vida profesional/familiar en que te encuentres, suena cliché pero es cierto. Sin embargo, tengo un bias hacia el crecimiento como área más importante para mi. Fuera de algo más para poner en el curriculum, es la posibilidad de ver tus habilidades en aumento así como tu contribución. Creo que igualmente a la larga eso te va posicionando para conseguir posiciones con más beneficios, libertad y flexibilidad. Definitivamente en el momento de hacer cualquier cambio tomar en cuenta que estas realmente cambiando es sumamente importante. Nadie hace su mejor trabajo si se siente miserable

    Le gusta a 1 persona

    1. Así mismo, todo depende de tu realidad. Los beneficios no pagan cuentas, y claro, ya queda de uno arroparse hasta donde alcanza la manta, pero eso ya es otro tema. La cosa es que cada quien sabe qué valora en un momento dado.

      Me gusta

  2. Muy buen articulo, directo y facil de entender. Toma en cuenta lo que dice el dicho, “The Devil is in the details,” total rewards in some cases is depicted in the details/intangibles and not always in the big $$$$! God job Chicas. Your advise cost a lot more than $5 trees:)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s