Ahorro para dummies (así como yo)

Hace unos días pude participar de una capacitación sobre finanzas personales con Juan Francisco Sierra, Coordinador de Proyectos Especiales de la Superintendencia de Bancos, quien nos compartió datos interesantes sobre el sistema bancario, tips de ahorro, presupuesto y cómo defender nuestros derechos como consumidores, los cuales espero poder transmitirles.

Al parecer it is a thing empezar este tipo de sesiones preguntando quién ahorra, cuánto ahorra y para qué ahorra, pero la pregunta de los 500 pesos es “¿realmente ahorramos?

Para ahorrar, Juan Francisco (porque él es mi pana ahora) nos cuenta que debemos aplicar tres conceptos básicos:

  1. Propósito: Si no tienes un propósito claro, no vas a ahorrar o te lo puedes gastar todo de un guavanazo.

El ahorro no siempre tiene que ser para imprevistos. Claro que un propósito totalmente válido puede ser un viajecito. Como dice mi mamá, de nada vale trabajar tan duro si no te puedes dar un gusto de vez en cuando.

  1. Organización: Ya sea que proyectes tus ahorros de forma semanal, quincenal o mensual, debes estar consciente de que hablamos de un plan a largo plazo. De lo contrario te desmotivas, dejas de ahorrar o te gastas los cortos reales que has guardado.
  2. Constancia: Hay que seguir, aunque hayas cumplido tu objetivo inicial. Si empiezas ahorrando $10, luego puedes ahorrar $12 y así nos vamos.

Ahora que ya tenemos claro qué necesitamos aplicar, viene otra pregunta: ¿Cómo podemos ahorrar?

Al parecer no hay una fórmula mágica, pero sí hay opciones y trucos para ahorrar que se adaptan a las realidades de cada quien:

  1. Diferenciar nuestras necesidades de nuestros deseos

Una clave aquí es la respuesta a estas preguntas: ¿Realmente lo necesito? ¿Puedo/debo comprármelo?

No solo hablamos de ese televisor de 84 pulgadas o el par de botines que casualmente son de tu talla y te hacen ojitos, sino gastos cotidianos que nos hacen merma en la cartera, o “gastos hormiga” como JF le llama, como ese paquete de chiwí en la tiendita de la oficina, que igual está lleno de colorante y no te alimenta: $1 x 5 días a la semana x 4 semanas al mes x 12 meses al año= $240 (por lo bajito). Ojo: no hablamos de privarnos de cosas, sino de estar claros de cuáles son nuestras prioridades y tener la palabra favorita de Rayza (sí, autocontrol).

  1. Aplica depósitos directos o transferencias automáticas

Toca conocer/asesorarse sobre qué producto bancario es más apropiado para uno:

  • Cuentas de ahorro ya sea regulares o de navidad o tipo “meta”
  • Plazos fijos a corto plazo (generan más intereses que las cuentas de navidad)
  • Seguros de vida con plan de ahorro
  1. Pague sus cuentas a tiempo

Si no pagas tus cuentas a tiempo, no te engañes, que no estás ahorrando. Esto te evita penalidades y recargos, además que construyes tus referencias de crédito.

  1. Evite deudas que no ayudan a crear seguridad financiera a largo plazo

Esto habla más específicamente sobre las tarjetas de crédito, que al parecer mucha gente las ve como una extensión del salario y ahí es donde empieza el efecto de bola de nieve.

Ahora, las tarjetas de crédito no son malas (pronto hablaremos de eso). Al contrario, este es un producto que bien usado te puede sacar de apuros y te ayudan a construir historial de crédito.

¿Qué puede ser una deuda que te ayuda a crear seguridad financiera a largo plazo? Podemos hablar de estudios, capital para emprender un negocio o la compra de activos como una vivienda (pronto hablaremos de eso también).

Aunque estés comprando una propiedad, tampoco es buen deal financiero comprar al cash porque te descapitalizas.

  1. Ahorre cualquier disponible de efectivo y deposítelo en un banco

“La plata ociosa es peligrosa” o al menos eso fue lo que nos contó Juan Francisco que aprendió un animalito de la creación que metía su plata en el colchón porque no confiaba en los bancos y tampoco nunca le dijo a la esposa porque decía que después se la quería gastar. Un buen día el señor regresó del trabajo y encontró que había colchón nuevo. Resulta que la esposa había decidido cambiar el colchón y como el personal de aseo no se lleva los colchones, le prendió fuego en el patio, con todo y los $8k que tenía adentro.

Espero que esto les sea tan útil como me será a mi. En un siguiente post les contaré más cosillas de esta capacitación.

Happy saving!

Un comentario sobre “Ahorro para dummies (así como yo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s